Siete leyes para una buena alimentación (II)

Te seguimos contando las siete leyes para una buena alimentación:

  • Los vegetales pueden combinarse siempre: Los vegetales pueden ser consumidos de todas las formás y combinados con otros alimentos, porque se digieren tanto en medios ácidos como alcalinos. Tan sólo se debe eliminar la costumbre de acompañarlo todo con condimentos o alimentos concentrados o procesados. En vez de acompañar algún tipo de carne con papas al horno, se pueden emplear ensaladas; en vez de pescados con salsas de verduras, se pueden comer las verduras mismas; en vez de pollo con arroz, se lo puede acompañar, con los productos al natural, dejando de lado la mostaza, la mayonesa y el ketchup.
  • No consumir más de un alimento concentrado por comida: Todos los productos alimenticios que no sean frutas o verduras en su estado natural (es decir, crudos), son alimentos concentrados en algún punto. La carne, al cocinarse, sin importar si es al horno o a la parrilla, comienza a perder varios nutrientes y muchos de sus componentes naturales. Al cocinar las verduras y las frutas sucede lo mismo. Si un plato contiene carne cocinada y alguna verdura también concentrada, entonces el estómago no puede digerirlos correctamente, y terminará no absorbiendo sus nutrientes y eliminando el alimento en su conjunto. Como es necesario consumir carne, lo mejor es hacerlo acompañada por una ensalada a elección, evitando el puré o las papas fritas, tan comunes en nuestra dieta. De una manera u otra, nunca se debe consumir más de un alimento concentrado por comida.
  • Los aderezos deben ser naturales: Utilizar aderezos y condimentos está permitido, siempre que no lleven aditivos, conservantes químicos, azúcar ni glutamato. Todos estos compuestos agregan toxinas al cuerpo. En los aderezos para las ensaladas es necesario evitar el vinagre y sustituirlo por el limón. Siempre es preferible elegir productos naturales para aderezar y salpimentar los alimentos, ya que no alteran el estado del producto ni interfieren en su asimilación. Es necesario además, eliminar la costumbre de adicionar sal o pimienta a los platos ya elaborados, y dejar de agregar gustos artificiales a los alimentos a través de salsas especiales

Compartir este artículo

Un comentario - Escribe un comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: