Masa madre para hacer pan

Masa madre para hacer pan
Masa madre

La masa madre es la levadura natural que se forma con la mezcla de cereales y agua con las que se elabora el pan.

La masa madre hace que el pan crezca, se vuelva esponjoso y tenga un sabor y olor agradables.

Podemos hacer masa madre con cualquier tipo de harina siempre que sea integral.

Prepararemos nuestra masa madre en un recipiente alto y ancho de cristal o plástico.

Ingredientes masa madre:

Elaboración masa madre:

Día 1: ponemos en el tarro la misma cantidad de y de agua, mezclando bien con una cuchara de madera, hasta conseguir una masa homogénea. Para empezar, podemos tomar como medida el vaso de un yogurt.

Tapamos nuestro tarro con un trapo y lo dejamos reposar durante todo un día, a una temperatura de entre 20 y 25 grados. Si la temperatura es menor, nuestras levaduras tardarán más en accionar, así que podemos tapar el bote con una manta, para protegerlo del frío.

Día 2: agregamos un nuevo vaso de harina, otro de agua y una cucharadita de azúcar. Cuanto más natural sea el azúcar mejor; podéis probar con panela. Se mezcla todo, se vuelve a tapar y a dejar reposar otras 24 horas.

Día 3: en este día nuestra masa ha formado burbujas y empieza a oler ácido. Añadimos  un vaso de harina y otro de agua mineral, mezclamos y dejamos reposar otras 24 horas.

Día 4: a partir del cuarto día, la masa madre se puede utilizar. Para saber si está lista podemos probar  a añadir otro vaso de agua y harina y hacer una marca de la altura de la masa en el tarro. La dejamos reposar y si transcurridas 24 horas ha duplicado su tamaño está lista para incorporar al pan.

Para conservarla, se puede refrigerar. Para volver a activarla hay que sacarla a temperatura ambiente y volver a alimentarla 24 horas antes de su uso.

Cuando utilicemos la masa para hacer pan, hay que restar las cantidades a las de la receta original. Si usamos 100 g de masa madre, no olvidéis que ésta está formada por 100 g de harina y 100 de agua.

Compartir este artículo

Post Comment