Siete leyes para una buena alimentación (I)

Combinar los alimentos no es difícil. Basta con seguir las siete leyes que presentamos a continuación, que indican qué alimentos pueden consumirse junto con otros y, sobre todo, cuáles deben evitarse. El resultado será la progresiva eliminación de las toxinas y la reducción del peso corporal.

  • No combinar dos fuentes de proteínas: Cuando existen dos fuentes de proteínas en una  misma comida, su composición es muy distinta según a qué grupo pertenezcan. Así, el organismo tiene que combinar varios tipos de funciones para digerirlas, haciendo que se neutralicen y a la larga termina desperdiciándolas. Esto quiere decir que no se pueden consumir juntos carnes con huevos o con productos lácteos. Hay que olvidarse de los bifes con huevos fritos o con purés a base de leche.
  • El pan debe ser integral: El pan es un producto concentrado, por lo que no debe ser consumido junto con otros similares. Si se trata de pan integral, se facilita su degradación y absorción. Del mismo modo que con los demás alimentos, no es bueno combinarlo con otro producto concentrado, por lo que hay que abandonar las tostadas con dulces industriales, aunque se las puede untar con mermelada, preferentemente casera, o sin aditivos de ningún tipo.

Compartir este artículo

Un comentario - Escribe un comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: