Atole y Tamales

El atole es una bebida consumida principalmente en México pero también en otros paí­ses de Centroamérica como Guatemala. Originariamente se elaboraba cociendo harina de maí­z en agua azúcarada. Sin embargo ahora es habitual condimentar la bebida con especias aromáticas como la canela o la vainilla, elaborarlos con harina de arroz o de trigo e incluso añadirles ingredientes como chocolate, piña o plátano. De esta forma contamos actualmente con más de una veintena de diferentes tipos de atoles: atole de arroz, atole almendrado, de aguamiel, atole de flor de San Juan, etc.

Esta bebida se encuentra fácilmente a la venta en los comercios ambulantes muy habituales en el paí­s, sobre todo por las mañanas. Es muy aconsejable su degustación a esta hora del dí­a para acompañar a otro de los platos tí­picos de México, los tamales.

El tamal se prepara normalmente con masa de maí­z cocida envuelta en hojas de la mazorca o de plátano. Pueden llevar rellenos de carne, vegetales, chiles o alguna salsa. A pesar de que en México es un plato tí­pico y poseen una numerosa variedad de tamales, el origen del mismo es aún disputado por muchos paí­ses de América, aunque el término tamal cambia de unos paí­ses a otros. Así­, nos encontramos con el término humitas utilizado en Argentina, Chile o Perú, hallaca en Venezuela o pasteles de hoja en la República Dominicana. En cualquier caso, es importante destacar que el tamal forma una parte importante de la dieta de los mexicanos, siendo muy utilizado en fiestas y celebraciones como por ejemplo usarlos como ofrendas en la fiesta del Dí­a de Muertos, celebrada el 1 y 2 de Noviembre.

Compartir este artículo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: