Zumos verdes – algunos consejos para prepararlos

Zumos verdes   algunos consejos para prepararlos Los “zumos verdes” son un poco diferentes a otros zumos hechos con vegetales. Por una parte, son frondosos (suelen tener muchas hojas) y poco denso, por otra, aportan nutrientes fuertes y un interesante efecto desintoxicante cuando se toma en grandes dosis. Aquí te proporcionamos algunos consejos si eres un novato en esto de los zumos verdes.

CONSEJOS PARA PREPARAR ZUMOS VERDES / JUGOS VERDES

1. Los tallos duros están bien para hacer el zumo, pues poseen gran parte de los nutrientes y, desde luego, la basura no es su lugar. Al emplear verduras de hoja verde con un tallo duro como la acelga o la col rizada cabe destacar que no hace falta separar las hojas del tallo. Tu licuadora debe ser capaz de procesar el conjunto y obtener todos los nutrientes, de otro modo quizás debas pensar en comprar una nueva licuadora.

2. A veces, cuando preparamos ensaladas u otras comidas, desechamos partes que nos servirían para preparar nuestro zumo verde como las hojas de remolacha, los extremos de los pepinos o los tallos de la col. Si todo esto lo guardas en un plato dentro de la nevera, al final de la semana tendrás un buen porcentaje de tu zumo verde. Ahorras, aprovechas y “reciclas”.

3. Si acabas de unirte a los que beben los jugos verdes, tómatelo con calma, pues tu cuerpo necesita adaptarse. Los zumos verdes tienen tantas ventajas y cosas buenas que tienen un efecto desintoxicante muy marcado. Es posible que tu cuerpo explore sensaciones adversas como unas náuseas, aunque no son malas en sí… solo que a nadie le apetece tener esa sensación ni es realmente necesaria para la purga. Empieza preparando el zumo con unas cuantas hojas, pero siempre que la base sea de apio y pepinos, que ayudan al cuerpo a digerir mejor. También sería conveniente añadir agua fresca.

4. Es posible que el sabor no te convenza al principio, pero eso se puede solucionar. Partiendo de la base que usamos pepino y apio como la parte principal del zumo verde, está bien añadirle la mitad de un limón, una pizca de jengibre o manzana, que eso le dará un toque más dulce. Puedes mantener la manzana siempre si te aficionas a este sabor, no te preocupes.

5. La licuadora resulta importante. Si vas a tomarte en serio lo de los zumos verdes, más vale que tengas una buena licuadora. El caso es que no todas valen igual. Necesitas una que sea suave con las hojas y que sea capaz de preservar los nutrientes. Las que giran muy rápido crean calor y eso no les va bien a los nutrientes de los zumos verdes porque los destruye.

Compartir este artículo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: