Los beneficios de la carne (II)

Los beneficios de la carne (II)

Es rica en ácidos grasos que son saturados y tienen presencia de colesterol, por eso se dice que su consumo debe ser moderado. Claro que la cantidad de grasa varía de un animal a otro dependiendo de los aspectos que se nombraron anteriormente y además de las partes de donde se saque la carne. Se pueden hacer dietas con pocos alimentos de origen animal, pero por lo menos se deben consumir cantidades pequeñas de éstos. Un ejemplo de ello es la cultura vegetariana, que lo único que incluyen son los huevos y lácteos.

Las carnes son muy ricas en hierro, además contienen fósforo, potasio y, en menor cantidad, calcio y magnesio. En ellas radica la importancia de la presencia de vitaminas 312 y B2 y niacina. Las carnes proporcionan el 50 por ciento de los requerimientos diarios.

Existen otros productos que se hacen a partir de las carnes como son los jamónes, la longaniza, la mortadela y los embutidos en general. En el caso de los jamónes se trata del proceso de madurar o de hervir y salar la carne. Por ejemplo, en el jamón serrano se evapora el agua y por esa razón tiende a poseer más proteínas, pero no sucede lo mismo con aquel que se ha cocido, al cual se le añade agua, rebajando su valor nutritivo.

Los embutidos son conservas de carne de cerdo que son hervidas o curadas y se les añaden grasas y especias. Algunos son ricos en proteínas, pero otros lo son más en grasas. Este tipo de productos debe ser controlado con mucho rigor por las autoridades en salud, ya que a menudo son mal tratados provocando, en el peor de los ejemplos, intoxicaciones.

Compartir este artículo

Un comentario - Escribe un comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: