El aceite, fundamental en la cocina (I)

El aceite, fundamental en la cocina (I)EI aceite de oliva virgen extra es un ingrediente fundamental de la cocina catalana. Una cocina tradicional y moderna estrechamente unida a la dieta mediterránea. Considerada, actualmente, como una dieta equilibrada y saludable.

Los aromás y sabores del aceite de oliva virgen combinan a la perfección con ensaladas, verduras, panes, aperitivos, sopas, arroces, legumbres, carnes de todo tipo, pescados, mariscos, postres y repostería. Las diferentes variedades de aceituna o zonas de origen aportan distintas características a los aceites catalanes pero todos ellos contribuyen a suavizar los platos de los que forman parte y además colaboran en la fusión y equilibrio de sabores.

Así, el aceite de la variedad arbequina de la zona de Siurana, se caracteriza por tener un frutado de intensidad media y ser ligeramente amargos y picante con aromás que nos recuerdan a la almendra, al plátano maduro, al tomate y al hinojo, combinan perfectamente con ensaladas y verduras, con pescados, tostadas y salsas (cebollas tiernas “calcots” con salsa romesco, ensalada de verduras asadas “escalivada”, pan con tomate y jamón, coca de recapte, entremeses de pescado, cazuela de pescado).

Los aceites de la variedad arbequina de la zona de Las Garrigues algo más frutados, con una intensidad mayor de los atributos amargo y picante y con aromás que nos recuerdan a la almendra verde, el tomate y la alcachofa, combinan perfectamente con todo tipo de carnes, legumbres y quesos suaves y curados (habas a la catalana, cazuela del “tros”, bacalao con garbanzos, caracoles a la llauna con alioli, alubias con butifarra, ternera con setas, pernil agridulce, ensalada de queso y frutos secos).

Compartir este artículo

Un comentario - Escribe un comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: