Complementos de vitalidad (I)

Complementos de vitalidad (I)

Si bien dar energí­a es la función caracterí­stica de los hidratos de carbono, otros nutrientes también pueden ayudar a conseguir ese objetivo, ya sea porque potencian la acción de los carbohidratos o porque provocan efectos revitalizadores del organismo.

Vitaminas y minerales: más fuerza saludable

Son nutrientes fundamentales para el buen funcionamiento orgánico, así­ como para un  adecuado crecimiento y desarrollo.

La carencia de ciertas vitaminas -como las pertenecientes al complejo B- o de algunos minerales pueden provocar debilidad, cansancio persistente y demás sí­ntomás asociados a la falta de energí­a: por eso, mantener un buen balance vitamí­nico también es importante para adquirir y aumentar la vitalidad.

Las vitaminas del complejo B son indicadas para regular el sistema nervioso y generar energí­a que no se transforme en nerviosismo. Algunos alimentos que contienen este nutriente son: cereales integrales, legumbres, palta, banana, hortalizas de hojas verde oscuro, lácteos y huevos.

Los minerales ayudan por una parte, a recuperar sales perdidas en momentos de intenso calor o por transpiración excesiva –al realizar actividad fí­sica, por ejemplo- así­ como para regular la estimulación nerviosa. Por eso, el aporte de potasio, magnesio y calcio no debe faltar: consuma cereales integrales, frutas secas (especialmente maní­), legumbres (se destaca la soja), hortalizas de color verde intenso (espinaca, acelga, brócoli), leche, yogur  y quesos de pasta blanda.

Compartir este artículo

Un comentario - Escribe un comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: