Trucos para que los moldes no se peguen

Seguro que cuando has hecho algún postre, ahora mismo me viene a la cabeza un bizcocho o algo parecido, te ha ocurrido que, a la hora de desmoldarlo, éste se ha roto y ha quedado la mitad del bizcocho en el molde y la otra en el plato.

Muchas veces eso es debido a que el molde ya está demasiado usado y aunque le echemos protector, de lavarlo y frotar hay un momento en que se va a pegar. Muchas lo que usamos para evitar que se pegue es la mantequilla; si frotas un poco de mantequilla por el molde ten por seguro que conseguirás que se pegue mucho menos.

También puedes probar, con aceite o harina, es algo que también ayuda a que la masa no se llegue a pegar o al menos lo haga menos. Sin embargo, también puedes usar otro tipo de moldes, por ejemplo los de silicona. Son moldes fáciles de desmoldar y rápidos.

Pero si aún así quieres o eres de las que siempre prefiere los moldes normales (a decir verdad el resultado suele ser mejor en ellos) y éste está ya demasiado viejo, puedes probar poniendo papel de horno en la base de modo que la masa la echas directamente en ese papel. Esto te ayuda a que no se pegue al molde aunque sí tomará la forma del mismo.

Hay que controlar, las primeras veces, si la masa está hecha del todo o se queda la base demasiado cruda pero una vez le coges la medida del tiempo y sobre todo cómo poner el papel no creo que tengas mucho problema para lograrlo.

Así, ya tienes que, para que los moldes no se peguen, puedes usar mantequilla, aceite (si es frito con una rodaja de limón mejor), harina y papel de horno.

Compartir este artículo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: