Cómo evitar comer por la noche

Cómo evitar comer por la nocheLos atracones nocturnos son uno de los peores enemigos que nos podemos echar, ya sea porque queremos bajar de peso, mantenernos o cuidar la salud. Un picoteo ocasional no tiene por qué ser motivo de arrepentimiento o provocar una culpabilidad suprema. Sin embargo, cuando se convierte en costumbre, sí es un problema. Aquí os ofrezco algunos consejos para evitar comer por la noche. Os recuerdo con cariño que todo lo que se come a partir de las doce multiplica sus calorías por dos, interfiere en el sueño y es energía que no vamos a gastar.

Consejos para evitar comer por la noche

  1. Comed bien durante todo el día, así, cuando lleguéis a casa, no os veis con las tripas rugiendo cual león de la Metro. Si tomáis un desayuno y una comida saludable con el respectivo almuerzo y la merienda, esto debería ayudar a que con una cena ligera y sana sea suficiente para aguantar bien el resto de la noche, sobre todo si apostamos por alimentos ricos en proteínas.
  2. Limitad la cantidad de comida basura disponible en casa o sencillamente dejad de comprarla. Si tenéis chocolate, patatas fritas y demás aperitivos en el armario llamandoos, los escucharéis pedir que los coman y probablemente caigáis en la tentación, ¡incluso si no tenéis hambre! Ya sabéis, muerto el perro…
  3. Tener una afición nocturna también evita que comamos demás. Me explico. Si veis la televisión después de la cena, sería ideal que mientras tuvierais las manos ocupadas en algo: dibujar garabatos, hacer ganchillo, escribir los pensamientos, hacer una lista de por qué es bueno NO comer por la noche… Cualquier cosa que os mantenga distraídos es bien recibida cuando se trata de combatir los atracones nocturnos.
  4. No busquéis consuelo en la comida. A menudo, cuando las personas están deprimidas o se sienten solas, esas emociones negativas cobran fuerza por la noche. Para tratar de mitigarlas, mucha gente recurre a la comida y es un gran error. Este hábito debería ser reemplazado con ejercicio, lectura, estudio o escritura, por ejemplo. Son formás positivos para combatir las emociones y sirven también como desahogo. La comida proporciona un alivio momentáneo que, en realidad, solo agrava el problema.
  5. Es necesario ir a la cama a una hora razonable. Trasnochar está relacionado con comer por la noche, sobre todo si se ve la televisión, se juegan a videojuegos o se navega por internet. Son hábitos que, como habréis notado alguna vez, disparan las ansias de comer algo porque resulta difícil no dejarse acompañar por algún snack.
  6. Si la ansiedad es muy grande, bebed cada vez que sintáis la necesidad de comer por la noche. Si os levantáis y vais a la cocina a buscar comida, procurad coger una botella de agua en su lugar. No es lo mismo, pero en cuanto el cuerpo se acostumbra, la sensación del estómago lleno acaba siendo parecida. Si creeis que ir a la cocina contribuye a tentar a la suerte, mejor tened con vosotros una botella de agua. La verdad es que yo tengo una en mi mesita de noche y otra que me llevo cuando salgo de casa. A veces, para hacer más interesante el sabor de agua, la combino con unas gotas de limón.
  7. Disciplina. ¡Disciplina castrense! Si lo de comer por las noches es un hábito, sabed de antemano que va a ser difícil romper con él. Se necesita fuerza de voluntad, echarle un par y paciencia para vencerlo. La buena noticia es que, desde luego, se puede y se consigue. Querer es poder, según dice el dicho popular (y puedo constatarlo).
  8. Lavaos los dientes una hora antes de acostaros. Es un truco débil y un poco rancio, lo reconozco, pero, ¿no os pasa que os da cosa destrozar la sensación de limpieza por un bocado inútil? A mí a veces me funciona. Me da pereza tener que volver a lavarme los dientes por un capricho tonto.
  9. Los caramelos sin azúcar también son bien recibidos. No son la panacea, pero funcionan bien si con dos o tres nos quedamos satisfechos. Los chicles puede que también, aunque los eligiría como último recurso, ya que hacen creer al cerebro que estás masticando algo más y espera a la señal de satisfacción que el estómago debería enviarle.

¿Qué trucos usáis vosotros para no comer por la noche?

Compartir este artículo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: