La exquisitez de la lechuga trocadero

La exquisitez de la lechuga trocadero

Esta variedad se caracteriza por la textura mantecosa y tierna de sus hojas. Resulta muy sabrosa y otorga a los platos un toque especial. Sin embargo, es muy frágil y debe consumirse rápidamente, ya que se estropea con facilidad.

Aunque se compone básicamente de agua (por lo que resulta muy poco calórico), contiene cantidades importantes de vitaminas y minerales. Estos nutrientes se concentran normalmente en las hojas exteriores, por lo que es importante no despreciarlas a la hora de limpiar el cogollo. Así pues, para beneficiarnos al máximo de sus propiedades conviene lavar bien las hojas y aprovecharlas casi todas (aunque su aspecto sea menos atractivo).

La lechuga favorece la digestión y aporta la fibra necesaria para limpiar el intestino. También es una fuente importante de ácido fálico y de hierro. Además, se ha comprobado que su consumo regular beneficia el sistema nervioso y ayuda a conciliar el sueño (un baño con hojas de lechuga tiene un efecto sedante).

Compartir este artículo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: