Disfruta de productos sanos, frescos y de calidad (I)

Te queremos ayudar a mantener tu despensa bien surtida con alimentos sanos, bien escogidos, además de explicarte cómo conservarlos adecuadamente para que tu dieta diaria sea más variada y más saludable. En este número, los palmitos, el jurel y las infusiones, entre otros productos.

Fresas, siempre bien lavadas

Este fruto de atractivo color rojo, es suculento y fragante. Puede clasificarse en tres calidades: el fresón, de buen tamaño, la fresa cultivada, y las fresitas del bosque, de tamaño diminuto pero exquisitas. Deben lavarse concienzudamente, ya que no se pelan y crecen casi a ras de la tierra, por lo cual pueden contener restos de pesticidas o abonos. Conviene lavarlas en abundante agua antes de quitarles el tronquillo y las hojas verdes para que conserven intacto su sabor. Se pueden comer crudas o preparadas en infinidad de postres. Ocasionalmente pueden formar parte de ensaladas frescas o salsas de carnes grasas.

La chirimoya, ideal para el calor

Es un fruto tropical con una piel reticulada de color verde y una pulpa blanca, de consistencia cremosa (por lo que se debe vigilar con su manipulación), de sabor agridulce y muy aromática. Conviene comprarla un poco verde y dejarla madurar en casa, pues su piel es muy sensible y se vuelve negruzca con mucha facilidad. No es recomendable guardarla en la nevera pues se interrumpiría el proceso natural de maduración. Se come generalmente como fruta fresca, aunque con ella se pueden elaborar batidos, mousses, cremas, mermeladas, quiches, etc., ideas muy sugerentes para la primavera y el verano.

Compartir este artículo

Un comentario - Escribe un comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: