Carne de conejo

Carne de conejo

Tiene una carne deliciosa y fácil de digerir, nutritiva y poco grasa, casi exenta de colesterol y muy ligera, ideal para cuando empieza el buen tiempo.

En el momento de adquirirlo en la carnicería hay que observar unos puntos básicos:

  • Los ejemplares frescos tienen la carne de color rosado y brillante, y sus extremidades se muestran flexibles (sin síntomás de endurecimiento).
  • Se reconocen los animales jóvenes al palpar la articulación de sus manos o extremidades anteriores (delanteras), pues tienen un huesito flotante (se mueve a la palpación).
  • Los animales muy jóvenes no tienen sabor y los más viejos resultan secos y con su carne dura en exceso.
  • La pieza entera se vende con las vísceras o limpia totalmente.
  • El conejo troceado acostumbra a comprarse cuando interesa cocinar partes concretas del animal para elaborar un determinado tipo de preparación.

Compartir este artículo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: