Todo acerca de la sandía (II)

Te continuamos contando acerca de la sandía:

Más de 50 variedades

Se tiene constancia de más de cincuenta variedades de sandías, que se clasifican en función de la forma, el color de su pulpa, el color verde de la corteza y el peso; que puede alcanzar hasta los 10 Kg. Las más consumidas en nuestro país suelen pesar entre 5 y 8 Kg.

Hay dos tipos de sandías:

  • Las de forma alargada, de corteza verde con bandas de color más claro, como la Charleston Gray, por ejemplo, pero éstas apenas se cultivan en España.
  • Las redondas, de color verde oscuro y pulpa de un color rojo intenso con multitud de pepitas negras entre las que se destacan distintas calidades: las Crimson Sweet (almerienses), las Resistent (valencianas), las Sugar Baby, las Dulce Maravilla y las Early Star.

¡Ahora hay sandías cuadradas!

Siempre hemos tenido problemás a la hora de guardar la sandía en la nevera, a causa de su forma esférica, pero este problema en Japón lo han solucionado. Los japoneses han conseguido darle la forma de un cubo gracias a una alteración en el crecimiento de la fruta. Esto consiste en introducir la sandía cuando es un fruto diminuto en un recipiente de cristal cuadrado, de forma que cuando va creciendo adopta la forma de un cubo. De momento, estas sandías sólo se comercializan en Japón, pero a un precio sumamente elevado. En ese país ésta es una fruta de lujo.

¡Sandias sin pepitas!

Esta variedad de sandía con piel jaspeada clara, se obtuvo gracias al cruce de múltiples variedades. Se comercializa desde hace poco tiempo. Su cultivo y distribución comenzó en los años 90. Se trata de un fruto cuyas pepitas son blancas y blandas, que no molestan a la hora de comerlas.

En la cocina

La sandía se toma generalmente como fruta de mesa. Pero con ella es posible también preparar sorbetes, batidos y sopas dulces.

Compartir este artículo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: