Sopa de albóndigas

Ahora que ya sabes cómo preparar unas albóndigas en casa sin gastar mucho tiempo (si no haces demasiada masa) el siguiente paso es usarlas en una sopa de albóndigas que puede ser adecuada para cuando tienes mal el estómago o no te sientes bien el cuerpo. También te puede servir para calentar el cuerpo, sobre todo en los meses de invierno.

La sopa de albóndigas es muy sencilla de hacer y solo requieres de agua, sal y mahonesa. No es que haya mucho más salvo, claro está, las albóndigas. Dependiendo de cada persona se suelen comer entre 3 y 7 albóndigas (poner más es empachar demasiado). Un término medio de 4-5 está bien.

Sopa de albóndigas

Sopa de albóndigas, Ingredientes

    Agua
    Sal
    Mahonesa
    Albóndigas


Sopa de albóndigas, Preparación

Lo primero que harás será coger una olla y llenarla hasta la mitad de agua. Ten en cuenta que la olla dependerá en tamaño según el número de personas que haya en casa para comer o cenar. No la llenamos entera porque después con las albóndigas el agua subirá un poco.

Al agua has de echarle un poco de sal. Deja que se caliente y cuando vaya a empezar a hervir entonces echas las albóndigas al agua. Has de lograr que se ablanden y eso se tardan unos 20-45 minutos. El agua cambiará de color a uno marroncillo pero cuando le eches la mahonesa, cosa que será el último paso, cambiará.

La mahonesa has de echarla al final cuando ya la olla está retirada del fuego. Lo mejor sería que la hicieras casera y añadieras al agua pero si no tendrá que ser la que compres en la tienda. No le eches mucha porque se trata de darle un poco de sabor, no mucho sabor.

Como aliciente, puedes echarle unos piñones al agua cuando la pones a calentar para que además lleve algo más esta sopa.

Deja un comentario