El siglo de oro en la cocina española

El siglo de oro en la cocina española

El siglo de Oro en la cocina española abarca todo el reinado de los Austrias desde  Carlos I hasta el último monarca de la misma familia.

En este siglo de oro la carne ocupaba el primer lugar en la mesa de la clase pudiente, guisos y  asados condimentados con abundantes especias y variados condimentos. Algo que no gustaba a todos acostumbrados como estaban a comidas menos especiadas.

El siglo de oro en la cocina española

Platos famosos de la época son la olla podrida, los pichones estofados, perdices en escabeche, cabrito asado, guiso de cordero, de liebre y un un largo etc.

El pan y el vino eran alimentos generales para todas las clases sociales, dominante entre los pobres.

La carne, representaba una barrera social, y su consumo entre las clases bajas era mínimo.

El pesado, se alternaba con la carne, marcaba un ritmo semanal y anual. En los días de abstinencia se consumía pescado fresco o en conserva. Tanto la Casa Real como las clases privilegiadas consumían pescado traido de lejos y conservado en agua enfriada con hielo o nieve y sal.

Las verduras, eran un complemento obligatorio e ingrediente básico de cualquier olla.

Las legumbres, muy extendidas entre las clases populares, abundantes, baratas y saciaban el hambre además de alimentar. La Olla era el plato fundamental, contenía verdura y legumbres y la carne era el componente que diferenciaba el origen del comensal.

La fruta fresca, no se valoraba y era desaconsejado su consumo.

Los dulces, levantaban como hoy pasiones, las clases altas los comían en exceso y ya los conventos tenían fama por su repostería.

La bebida, el agua era la bebida más común, pero tenía que ser fresca y pura. Como el suministro de agua a las ciudades era muy deficiente su pureza no se podía a segurar. Esta fue la razón por la que el vino se convirtió en la bebid preferente para todas las edades.

Compartir este artículo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: