Preparar albóndigas

Preparar albóndigas

Seguro que cuando haces albóndigas caseras, aparte de tirarte mucho tiempo en la cocina, acabas sucia, al menos de las manos, por tener que hacer las bolas, ya que una de las menores formás que quedan hechas es con las propias manos.

Por supuesto, existen otras formás de hacerlas, no es la única forma, y a decir verdad, aunque es una de las formás que más perfectas pueden salirte las albóndigas, lo cierto es que también se pueden hacer de otra forma.

Por ejemplo, puedes coger dos cucharas. Si bien las albóndigas quedan con forma más ovalada, no tan redonda, siempre puedes darle un poco de forma para que sean más circulares. De esta manera no te ensucias las manos si bien sí que tienes que tener maña con las cucharas, algo que no siempre sucede.

Otra forma que puedes usar para hacerlas es con un utensilio de cocina que quizás no tengas pero se vende en las tiendas. Se trata de una especie de tijeras con una forma final de cuenco con el que coger la masa y formar pelotitas perfectas. El problema es que algunas veces son demasiado pequeñas. Hay varios tamaños, por supuesto, solo está en encontrar el perfecto para nosotras.

Con las manos ya sabes que se puede hacer sin mucho problema. De hecho si te echas un poco de aceite en ellas conseguirás que la masa no se te quede pegada, pero aún así estarás pringosa mientras haces las albóndigas (porque freírlas lleva su tiempo).

Al menos ahora ves que hay otros elementos que pueden ayudarte a hacerlas sin mucho problema.

Como recomendación, pon aceite en las cucharas o en las tijeras para que la masa no se pegue, de lo contrario te pasará igual; necesitas que estén engrasadas para que la masa se deslice.

Compartir este artículo

Un comentario - Escribe un comentario

  1. robot de cocina sabores · Edit

    Sí, realmente de acuerdo con usted, me encanta tu pagina, algún día voy a volver. Lo voy a guardar en mis predilectos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: