Intolerancia a la lactosa

Intolerancia a la lactosa

Hoy quiero hablaros de la intolerancia a la lactosa, una enfermedad que, aunque parezca mentira, tienen el 15% de los españoles.

Antes de nada, comentaros que la intolerancia a la lactosa viene producida por la falta de la lactasa, que es la enzima que rompe el azúcar de la lactosa en dos azúcares simples. Esta enzima se encuentra en el intestino, y, si no la tenemos presente, no somos capaces de catalizar la lactosa y, por ende, nos volvemos intolerantes a ella, ya que no la podremos digerir.

Hay intolerancias de varios tipos, unas pueden ser permanentes, las cuales vienen por un trastorno genético, que o bien puede ser porque no tengamos ese gen, en cuyo caso estaríamos hablando de una enfermedad congénita, o bien porque tenemos el gen pero no podemos expresarlo, en cuyo caso estaríamos hablando de un desorden génico, pero, en ambos casos el producto es el mismo: una intolerancia a la lactosa permanente.

Por otro lado hay otro tipo de intolerancia que es temporal, y esta puede ser debida a muchos factores, siendo los más importantes las enfermedades crónicas del intestino, algún tipo de medicamento y las infecciones gastrointestinales.

Dicho esto, está claro que es un problema que puede ser más o menos serio, dependiendo de los grados, pero lo que sí es cierto que es un problema que afecta a mucha gente (un 15% de los españoles somos muchos, aunque en otras poblaciones, como la población árabe, la cifra se dispara al 80%)

Pero, por suerte, en los últimos años están surgiendo muchos productos sin lactosa, incluso los que históricamente han sido ricos en leche, como son los postres sin lactosa, ya me entiendes, yogures, flanes y demás.

Estos postres están realizados de forma similar a los postres lácteos normales, pero se les ha eliminado la lactosa, es decir, uno de los azúcares característicos de la leche, para que sean de fácil absorción para todo el mundo.

Digo esto porque los alimentos sin lactosa son beneficiosos ya seas intolerante o no, ya que la lactosa en sí misma es un azúcar complicado de digerir, y, si lo quitamos de los alimentos, serán de digestión más sencilla.

Compartir este artículo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: