Hierbas aromáticas (I)

Cebollin: Estas conocidas hojas son un importante componente de las finas hierbas. Se las emplea para dar un leve sabor a cebolla en cremas, aderezos, huevos y ensaladas. Posee muchas de las propiedades curativas del ajo y la cebolla. Tanto su aroma como su sabor, estimulan el apetito. Añadir en las preparaciones a último momento, para evitar que pierda su aroma.

Hierbas de limón: También conocida como lemongrass. Esta hierba es cada vez más popular, sobre todo desde que se ha empezado a difundir con tanto énfasis la cocina asiática. Se emplea solamente la parle más tierna de los tallos. Antes de picarla hay que quitarle las hojas externas que son duras y aplastar la zona más tierna con el cuchillo. Se la utiliza en la cocción del pescado y del pollo. Sirve para aromatizar compotas de frutas, flanes y cremás quemadas.

Laurel: Es bastante improbable encontrar un plato sabroso, que no cuente entre sus ingredientes un par de hojas de laurel. Forma parte del conocido mundialmente bouquet garni francés, ramito aromático que acompaña deliciosamente muchas recetas, en especial estofados y sopas. Sus clásicas hojas de intenso color verde, poseen valorables propiedades antisépticas y digestivas, que estimulan la producción de jugos gástricos y además la buena absorción de los nutrientes que contienen las comidas. Las hojas de laurel están indicadas para aquellas personas que son convalecientes de enfermedades graves, en especial de anorexia nerviosa.

Compartir este artículo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: