Congelación de alimentos: doméstica y industrial

Congelación de alimentos: doméstica y industrial

Sin duda no es lo mismo. Muchas personas compran productos frescos que, cuando llegan a casa, los congelan para dosificarlos a lo largo de la semana o consumirlos más adelante. Es lo que podríamos denominador congelación doméstica. Sin embargo, poco tiene que ver, además del frío, con la congelación industrial.

Ésta última, es llevada a cabo por los establecimientos que comercializan alimentos congelados,  que consigue congelar un producto fresco en óptimás condiciones, lo que permite garantizar una composición nutricional genuina. En el otro caso, cuando se realiza en casa con aparatos refrigeración no capacitados y sin las medidas adecuadas, se produce un empobrecimiento de los alimentos, lo que nos lleva a una pérdida notable de nutrientes.

Compartir este artículo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: