Cómo hacer mariquitas de tomate

Cómo hacer mariquitas de tomate

Seguro que esto les va a gustar a los niños pequeños, aunque los mayores también disfrutarán y conseguirán un plato original y creativo para grandes y pequeños. Y es que, aunque seas grande, también hay veces en las que te gustaría un poco de ese aire infantil que se echa de menos cuando hay tanto estrés.

Por eso, he pensado traerte una divertida forma de decoración para tus tomates. Lo primero es partir el tomate por la mitad y darle un corte en el centro de tal forma que puedas abrirlo como si fueran las alas de la mariquita. Para juntar las dos mitades, y de paso hacerle la cabeza, vas a necesitar una aceituna negra partida por la mitad que puedes ponerle con un palillo o algo parecido (así juntas las dos mitades).

Pero claro, aún no es una mariquita porque no tiene los lunares negros característicos. Estos lunares puedes hacerlos con alguna salsa, por ejemplo mahonesa (aunque es blanca). Pero quizás con salsa de soja, que es marrón, puedes conseguir ese toque marrón oscuro o negro (aunque has de saber si le va a gustar el tomate con esa salsa).

Hechos los lunares ya solo nos quedaría emplatar las mariquitas. Para los adultos te recomiendo poner 3-4 mariquitas por plato que serían tomate y medio o dos tomates aunque aquí va a depender de qué tan grandes hayas usado los tomates. Ten en cuenta que has de coger tomates bien rojos para hacerlo.

Para los niños con 2 mariquitas sería más que suficiente equivaliendo a un tomate. Si quieres puedes acompañarlo con alguna lechuga u otra verdura a fin de que coman más verduras con las mariquitas.

Esto mismo se podría hacer con las frutas creando así formás divertidas para lograr que coman fruta y verdura.

Compartir este artículo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: