Algunos secretos para elaborar licores caseros

Algunos secretos para elaborar licores caseros

El secreto más grande para el éxito en la preparación de licores, es elaborarlos y embotellarlos siguiendo las más estrictas condiciones de higiene. De esto dependerá su duración, su estabilidad de sabor con el transcurso del tiempo y su modificación de aspecto.

–Se pueden arruinar recetas magistrales por no darle importancia a la higiene extrema y, en cambio, hacer licore fabulosos con recetas comunes, siguiendo un estricto método de trabajo.
–Tienen una duración promedio de seis meses, conservándolos al reparo de la luz, del sol y del calor.
–Pueden presentar sedimentos en el cuello de la botella y en el fondo, lo cual no es preocupante en absoluto y sólo evidencia la falta de conservantes, ya que al estar trabajando sin químicos específicos, no es posible
disimular ciertas, características típicas (sedimentos en el cuello o en el fondo de la botella, mejoradores de textura, espesantes, etc.).
–A los que llevan leche o crema no es necesario conservarlos en la heladera, dado que el azúcar y el alcohol actúan como conservantes naturales. Pueden durar hasta seis meses, sólo es necesario agitar el producto en el momento de servir.
–Si el licor se encuentra en mal estado empieza a fermentar, demuestra aspectos cómo: aparecen burbujas pequeñas tipo champagne o se destapa solo, por propia presión interna.
–Si se desea añadirles aditivos para evitar características como la sedimentación, ello entra dentro del terreno de la fabricacíón industrial, por lo que conviene consultar con un enólogo o especialista.

Compartir este artículo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: