La merluza un alimento sano

La merluza fresca se presta a una gran variedad de preparaciones gastronómicas. Puede guisarse al vapor, frita, asada o a la parrilla y a la plancha. Al aceptar casi todo tipo de acompañamientos es muy útil para elaborar guisos de todo tipo. De cualquier modo, la merluza acepta un buen número de acompañamientos como unas patatas panaderas, pimientos, cebolla, champiñones, espárragos y muy distintos tipos de salsas que van desde la verde hasta la mayonesa.

La merluza tiene zonas en su anatomía que, alejándose de lo clásico, son sin embargo muy apreciadas en nuestra gastronomía. Las cocochas y la ventresca o zona ventral son consideradas como deliciosas y por ello están muy cotizadas. Aporta en torno a las 65 calorías y menos de dos gramos de grasa por cada 100 gramos de porción comestible

No ha que olvidar que, como todo pescado blanco, su congelación es una excelente opción de conservación y de compra, sobre todo en forma de filetes, lomos o rodajas. Nos ofrece excelentes resultados culinarios y nos da un margen de seguridad para consumirla. Eso sí, tenemos que tener en cuenta que la descongelación debe realizarse de forma adecuada, lentamente y en las partes menos frías de la nevera.

Compartir este artículo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: