Huevos amarmolados

Huevos amarmolados

Sorprender en la mesa es algo que has de hacer siempre que se pueda para poder así mantener a tu familia atenta por los cambios que puedes hacer. Estos cambios pueden ser muy sutiles, o completamente originales, demostrando que poco a poco vas sabiendo más de cocina.

Por eso, para ayudarte con la originalidad, aquí te dejo cómo puedes hacer unos huevos amarmolados, huevos que sin duda hasta te dará cosa comértelos por perderlos de vista.

Para ello has de poner a cocer unos huevos con agua y un par de bolsas de té negro. Esto hará que la cocción sea diferente a la de siempre, con agua y sal. Cuando hayan pasado unos 12 minutos y los huevos se encuentren totalmente cocidos (normalmente suelen tardar unos 12-15 minutos en hacerlo) puedes proceder con la cáscara ayudándote con alguna herramienta para que no te quemes (o con las manos). Intenta no quitársela toda, solo agrietar la cáscara porque vas a tener que dejarlos una hora en ese agua donde la has cocido para que se vean amarmolados.

Lo que ocurre es que el propio té entra dentro del huevo creando los dibujos y por eso se necesita agrietar la cáscara para que pueda pasar dentro el líquido y crear los dibujos. No la rompas mucho porque entonces no se verá bien. Con algunos que otros golpes será más que suficiente, salvo que quieras que te salgan completamente marrones (también puede ser otra forma de decoración para los huevos cocidos).

El sabor del té se suele quedar en los huevos que no tendrán el mismo sabor que los huevos cocidos normales pero, si no te importa ese sabor y te gusta la combinación, seguro que podrás inventar más de dos recetas donde usarlos; por ejemplo, con un brazo de gitano, donde lleva huevo cocido de decoración. O huevos cocidos con atún y mayonesa.

Compartir este artículo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: