Galletas “oreo” caseras

¿Te pierden las galletas tipo oreo? Pues estás de enhorabuena porque hoy te presentamos una receta para que prepares tus galletas oreo en casa. Evidentemente no quedarán como las originales porque no vas a tener que añadirle ciertos aditivos, pero te aseguro que el resultado de estas galletas es espectacular. También las puedes mojar en leche. Estate atento a los ingredientes, lávate las manos y… ¡a por ello!

Galletas

Galletas "oreo" caseras, Ingredientes

    Para la galleta

    • 1 y 1/4 tazas (155 gramos) de harina para todo uso
    • 1/2 taza (45 gramos de cacao) de cacao holandés sin azúcar
    • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
    • 1/4 cucharadita de polvo de hornear / levadura
    • 1/4 cucharadita de sal
    • De 1 a 1/2 taza (200 a 300 gramos) de azúcar
    • 1/2 taza más 2 cucharadas de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
    • 1 huevo grande

    Para el relleno:

    • 50 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
    • 50 gr de manteca vegetal
    • 240 gr de azúcar impalpable tamizada
    • 10 ml de esencia de vainilla

Galletas "oreo" caseras, Preparación

Precalentamos el horno a 190º C y preparamos dos bandejas  En un procesador de alimentos o un tazón de batidora, mezclamos los alimentos sólidos: la harina, el cacao, el bicarbonato, la sal, el azúcar y la levadura. Mientras pulsamos una velocidad que sea baja, agramos la mantequilla y luego el huevo. Continuamos hasta que la mezcla tome forma de masa.

Luego, con ayuda de una cuchara, vamos sacando trozos de la masa y los colocamos sobre el papel de horno con el que vamos a trabajar. Dejamos alrededor de tres centímetros entre galleta y galleta. Con las manos humedecidas, aplanamos la masa. Después horneamos por unos nueve minutos dándole al menos una vez la vuelta a las galletas para que se hagan bien de los dos lados. Para enfriar, podemos dejar las bandejas sobre unas rejillas.

En cuanto a la crema, debemos mezclar primero la mantequilla y la manteca en un tazón con la batidora. A una velocidad baja, añadimos el azúcar y la esencia de vainilla. Ya podemos aumentar la velocidad de dos a tres minutos hasta que el relleno nos quede suave y esponjoso. Para montar las galletas, nos hacemos una manga pastelera y seguimos el sentido común, que es poner el relleno en el centro de la galleta y buscar la medida exacta: ni mucho ni poco. Luego tapamos con otra galleta y presionamos. Si sobra un poco siempre podemos limpiarlo, pero es mejor eso a que nos quedemos demasiado cortos.

Servimos con un vaso de leche.

¡Listo!

Deja un comentario