Ciruelas – sus propiedades

Ciruelas   sus propiedades

Las ciruelas tanto frescas como secas poseen propiedades nutritivas y laxantes, son muy digestivas, además de ser muy ricas. Los frutos son muy jugoso y provisto de una piel muy fina.

Tradicionalmente, se comí­an ciruelas porque se sabí­a que ayudaban a mantener el organismo en buena forma, por estas propiedades, se las consideraba un elixir natural para mantener la juventud.

Esta fruta es rica en vitamina E, de efecto antioxidante, que neutraliza la acción de los radicales libres. Comer ciruelas mantiene el aspecto de la piel más joven y ayuda a prevenir la aparición de arrugas.

Contiene también vitamina A, en forma de betacarotenos, que protege del deterioro que el tiempo causa en el organismo. Además su consumo habitual, ayuda a evitar el cáncer, cuida de la piel, fortalece el sistema inmunitario y cuida de la salud de los ojos previniendo la pérdida de visión.

PROPIEDADES MEDICINALES

Efecto laxante suave: Las ciruelas frescas constituyen uno de los mejores remedios para prevenir el estreñimiento. Esta propiedad le viene otorgada por su riqueza en fibras – especialmente pectina, fructosa y el azufre. Por una parte la gran cantidad de fibras aumenta el volumen de materia en el intestino grueso, lo que produce un aumento del peristaltismo o contracciones intestinales estimuladas por la presencia de tanta materia acumulada. Todo ello provoca una defecación abundante y más habitual.

Por otra parte, se ha comprobado como la fructosa y el azufre presentan propiedades laxantes. Las ciruelas frescas son laxantes muy eficaces. A diferencia de otros con más popularidad , no crean el sí­ntoma del “colon perezoso ” que se caracteriza porque el instestino se acostumbra a defecar solamente cuando se le proporciona este tipo de productos. Su efecto es suave y se nota a largo tiempo. La mejor manera es comer este fruto de manera habitual, empezando poco a poco hasta que el intestino se acostumbre.

UN SEDANTE NATURAL: Se ha comprobado como la ingestión habitual de esta fruta ayuda a rebajar la tensión, prevenir el nerviosismo y mantener el cuerpo tranquilo. La ingestión de esta fruta en abundancia en los últimos dí­as de septiembre puede ayudar a prevenir los sí­ntomás de la depresión de otoño, ayudar a superar el estrés que supone la vuelta al trabajo después de las vacaciones de verano o a reforzar el ánimo y la concentración de los estudiantes que tienen que volver a clase a realizar las recuperaciones de las asignaturas que suspendieron. . Durante esta época contamos en el mercado con variedades de ciruelas muy selectas y muy apetecibles.

Compartir este artículo

Un comentario - Escribe un comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: