Cebollas sin lágrimas

Cebollas sin lágrimas

Pelar cebollas a menudo es una odisea porque tenemos que aguantar las lágrimás que caen de nuestros ojos debido al olor y es peor cuando acercamos las manos a la cara porque provocamos que el olor sea peor.

Sin embargo, hay una forma con la cual no tendremos tanto problema. El truco es sencillo, basta con meter en el congelador durante 1-2 horas las cebollas que debamos pelar de tal manera que conseguimos que el olor no sea tan fuerte (no se desprenda tanto de la cebolla).

De esta forma no tendrás peligro para cortar una cebolla porque podrás ver el cuchillo (de otra manera será casi imposible verlo entre las lágrimás y ansias de apartarse de ese alimento para secarnos los ojos).

Compartir este artículo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: