Buffet casero

Monta una mesa llena de color con unas cuantas velas y un centro de mesa vistoso de flores. Elige colores ácidos para el menaje y combínalos contrastándolos.

Reparte los platos, vasos, boles, cubiertos, etc. en una mesa para que cada uno de los invitados coja lo que necesite. Las bebidas, ponlas sobre otra mesa. Comprueba que hay copas suficientes y que nunca falte hielo.

Pon los bocadillos en bandejas y platos de diferentes formás y tamaños. Permanece atento y sustituye las fuentes en cuanto desaparezca la comida; no hay nada más antiestético que las bandejas vacías.

Amenízalo con una música muy suave, incluso en algunas ocasiones que sea casi imperceptible al oído. De esta manera tienes listo un buffet casero en toda regla, que siempre nos irá bien en celebraciones especiales como cumpleaños donde sean invitadas multitud de gente.

Imagen: Foros cuatro

Compartir este artículo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: