Bollos pelones

Entrepucheros te invita a preparar esta rica receta venezolana, que la disfrutes

Bollos pelones

Bollos pelones, Ingredientes

    1 PAQUETE DE HARINA DE MAIZ PRECOCIDA, 1 KG DE CARNE MOLIDA DE RES, 1 KG DE TOMATES MADUROS, 4 CEBOLLAS, 2 PIMIENTOS ROJOS, 1 ESCALONIA, 1 RAMITO DE CILANTRO, 10 DIENTES DE AJO, SALSA INGLESA
    ACEITE CON ONOTO (COLORANTE), SAL PIMIENTA Y COMINO


Bollos pelones, Preparación

Hacer la masa con la harina y agua con sal; hacer unas bolitas medianas y reservar; cocinar la carne molida con 3 tomates y una cebolla rallados, aagregar la mitad del ajo y un poco del cilantro; hacer un agujero en las bolitas con el dedo pulgar haciendo giros hasta lograr una buena cavidad, llenar este agujero con la carne cocinada y que esté seca, tapar el agujero ayudandose con los dos pulgares y rectificar la redondez de la bola; repetir este proceso con todas las bolas; llevarla al agua hirviendo y sacar cuando floten; cortar los pimientos, las cebollas y los tomates en juliana, junto con el ajo majado y freir en el aceite onoteado con la sal la pimienta el comino y la salsa ingles, cocer hasta que quedar en salsa; servir calientes los bollos pelones agregando esta salsa sobre los mismos.

Esta receta es tí­pica de Maracaibo en el Estado Zulia en Venezuela; una de las mejores degustaciones de esta receta la probé de la suegra de mi hermano, Doñaa Rosa de Valero; mujer integra y de gran talante familiar quien levantó a sus hijos a base de exfuerzo y tesón, para que llegaran a ser los profesionales que hoy son; y especificamente mi cuñada la Dra. en Odontologí­a Hilda Valero, con quien mantengo una de las mas hermosas relaciones.
Recuerdo la historia que me contaron en Maracaibo donde queda plasmado el carácter jovial y dicharachero propio del gentilicio zuliano; resulta ser que una anciana le solicitó encarecidamente a un estudiante de educaci�n media la cantidad de 500 bolivares(nuestra moneda de curso), y cuando el chavo estudiante le pregunté el motivo, ella gustosamente le informó que para tomar el autobus para irse a su casa; como el benjamin no tení­a efectivo le sugirió a la senil dama: “_Abuela no tengo monedas pero tengo un ticket de pasaje estudiantil que le sirve para el mismo efecto de transporte, si vos lo quereí­s?”
Acto seguido después de aceptar la sugerencia, la viejecita detuvo al autobus con la señal de costumbre y cuando se subió al mismo y mostré el bendito ticket como pago, el conductor tan jovial y tan maracucho como el mismo puente sobre el lago, le quedó mirando con asombro delator y le hizo la siguiente observación __ “Veo viejita lo que te han aplazado en la escuela es verga….”, “Sige estudiando que algún dí­a termináis”.

Deja un comentario