A la hora de comprar las uvas

Uvas blancas y negras: La composición de las uvas varía según se trate de uvas blancas o negras. La glucosa y las vitaminas son más abundantes en las uvas blancas. Las negras, en cambio, son ricas en potasio. Determinados pigmentos, llamados antocianos, son los responsables del color de las uvas negras. Éstos están ausentes en las uvas blancas.

Cómo elegirlas y conservarlas: Antes de comprarlas hay que agitar los racimos suavemente. Los granos deben permanecer en su sitio. Y si algunos caen significa que están demasiado maduros. Los racimos deben ser compactos y fuertes, y los frutos firmes al tacto, con la piel lisa y de color uniforme. Las variedades negras no deben presentar manchas verdosas. En el frigorífico se conservan bien dentro de una bolsa de papel o de plástico agujereado durante unas dos semanas.

Recordar su efecto diurético: Debido a su particular composición esta fruta posee un efecto diurético beneficioso en los casos de retención de líquidos y favorece la eliminación de ácido úrico. Es conveniente en las personas que tienen la presión alta.

Las uvas españolas: Las especies más conocidas en nuestro país son cuatro:

  • La albina: verde, de hollejo tierno y delgado de color algo jaspeado.
  • La herrial: negra, gorda, con racimos muy gruesos.
  • La rojal: muy sabrosa de color grosella.
  • La moscatel: verde dorado, muy jugoso y dulce.

Compartir este artículo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: