Salsa mahonesa con azafrán

Salsa mahonesa con azafrán

La salsa mahonesa es un tipo de salsa que se usa habitualmente para acompañar a carne sobre todo pero también hay quien la usa para patatas, pescados e incluso huevos. Es una de las salsas más fáciles de realizar aunque hay que tener mucho cuidado de que el huevo no se corte porque entonces la mahonesa no subirá y también se cortará.

Lo que necesitas para hacer salsa mahonesa es un huevo, un vaso de aceite, limón, vinagre y sal. Lo primero será echar el huevo y el zumo de medio limón. Debes batir bien con la batidora para, a continuación, y muy lentamente, ir añadiendo el aceite sin dejar de batir. Cuando lo veas que empieza a montar (como las claras de huevo podría decirte) échale unas gotas de vinagre y la sal. Continúa batiendo y terminando de añadirle el aceite.

Si ves que de repente se te corta (es decir, baja o se vuelve líquida) puedes recuperarla, o al menos intentarlo, echándole otro huevo. Si aún así no lo consigues tendrás que volver a empezar desde el principio.

Ahora bien, una vez se tiene la mahonesa  a medio hacer, vas a añadirle un toque más oriental y con un sabor muy diferente. Se trata de añadirle unas hebras de azafrán previamente tostadas en el horno y molidas en un mortero. Lo que obtienes es un polvo de color rojo y eso dará color a la mahonesa así como sabor a la misma.

En cuanto al sabor, hay a quien le gusta y a quien no. Te recomiendo que hagas los dos tipos de mahonesa la primera vez por si acaso no les gusta puedan tener una alternativa. A la hora de presentarla, mejor a temperatura ambiente pues el sabor se nota más que si la pones fría.

Compartir este artículo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: