Reciclar las bolsas de té

Reciclar las bolsas de téLos beneficios del té son inestimables, pero hoy no vamos a hablar exactamente de sus propiedades. Ya sabes que en Entrepucheros te brindamos las recetas más deliciosas para preparar pastas de té. Ahora, en vez de acompañarlas, te vamos a enseñar algunos usos de las bolsas del té para que le saques el mayor partido posible. Sí. Es posible reciclar las bolsas de té.

Limpieza con bolsas de té:

  • En vez de utilizar químicos, aprovecha los taninos del té, unos componentes que van bien para la limpieza. Si has salteado las verduras en una sartén y te han quedado restos pegados, no desesperes: pon la sartén a remojo con dos bolsas de té durante toda la noche y a la mañana siguiente verás que no tienes que esforzarte demasiado para que tu sartén quede reluciente.
  • Por esos mismos taninos, las bolsas de té son tus aliadas a la hora de quitar pequeñas manchas de espejos o vidrios. Si estás harta de las salpicadura de pasta de dientes, por ejemplo, como es mi caso, te recomiendo encarecidamente que cojas una bolsa de té todavía húmeda y la pases por encima de la mancha a quitar. Luego frota levemente con un paño que no deje pelusa y… ¡listo!

Combatir el mal olor con el té:

  • ¿Algún alimento olvidado ha empezado a producir mal olor en tu nevera? Bueno, no desesperes, el remedio es tan sencillo como colocar tres sacos de té distribuidos por tu frigorífico, todavía húmedos, y dejarlos toda la noche. El té se secará absorbiendo esos malos olores y tú solo tendrás que pasar un paño con agua tibia por las baldas. Tu nevera volverá a tener un olor aceptable.
  • Aliviar el olor a pies. ¡Qué peste, qué peste! Ahora con el verano, si no llevamos un calzado adecuado, vamos a morir asfixiados por el olor a pies. Si tienes hijos adolescentes, un marido rebelde o directamente tus pies huelen igual que el queso, las bolsas de té pueden ayudarte. Coge cinco bolsas usadas y mételas en una taza de agua hirviendo. Déjalas reposar durante diez minutos. Mientras tanto, prepárate un barreño con agua tibia en el que puedas sumergir los pies. Añade la taza con las bolsas de té y date masajes usando las mismás durante una media hora. Intenta no secarte los pies, pues es más efectivo si se secan al aire libre. De nuevo, el tanino se encargará de deshacerse de esas bacterias que producen mal olor.

¿Te gusta tomar té? ¿Conocías estas propiedades? A mí nunca dejará de sorprenderme lo fabuloso que es.

Compartir este artículo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: