Plato para San Valentín: queso azul con filet mignon

Si no te es posible conseguir filet mignon, no descartes la idea. Puedes sustituir el ingrediente por, por ejemplo, un filete de solomillo o cualquier otra cosa que te guste, que sea sabroso y que creas que va a combinar bien con el resto de los ingredientes. Este plato, desde luego, resulta de lo más inspirador para un día tan señalado como el de los enamorados. Vamos a prepararlo ya mismo:

Plato para San Valentín: queso azul con filet mignon

Plato para San Valentín: queso azul con filet mignon, Ingredientes

    • 15 gr de mantequilla
    •   80 gr de cebolla blanca picada
    •   3 dientes de ajo picados
    •   2 gr de tomillo fresco picado
    •   180 gr caldo de carne (que sea bajo en sola)
    •   120 ml de vino de Oporto
    •   15 ml de aceite vegetal
    •   4 filet mignon
    •   100 gr de queso azul desmenuzado
    •   25 gr de miga de pan

Plato para San Valentín: queso azul con filet mignon, Preparación

Derretimos la mantequilla en una sartén a fuego medio en primer lugar; después agregamos la cebolla, el ajo y el tomillo. Cocinamos revolviendo constantemente hasta que la cebolla quede tierna. Luego añadimos el caldo de carne y removemos bien para que se mezcle con la cebolla. Por último vertimos el vino de oporto y llevamos esta mezcla a ebullición hasta que se reduzca a una media taz aproximadamente. La reservamos.

Precalentamos el horno a 175 grados celsius. Bien, hecho esto, calentamos el aceite en una sartén apta para alcanzar altas temperaturas. Freímos los filetes rápidamente por las dos caras hasta que se doren, luego mete la sartén u olla en el horno durante unos quince minutos regulando la temperatura casi cien grados menos para que quede medio hecho. Si te gusta de otra manera, ya sabes, hazlo según tu aladar. Retiramos del horno y colocamos la carne en una bandeja para hornear. Mezclamos en un bol las migas de pan y el queso azul. Untamos cada filete con una capa de esta mezcla.

Por último, volvemos a precalentar el horno para asar. Colocamos los filetes en la parrilla y lo dejamos en el horno de tres a cuatro minutos, hasta que la cubierta de queso haya quedado dorada y burbujeante. Hay que dejar reposar un cuarto de hora aproximadamente antes de servir. Recuerda acompañarlo con la salsa caliente de vino que hemos reservado.

Buen provecho, enamorados.

Deja un comentario