Cocinar con wok

En realidad, y aunque el nombre de wok nos suene a algo exótico, este utensilio de cocina no es más que una sartén estrecha por la base y ancha por arriba, es decir, cóncava, muy utilizada en la gastronomía oriental. Podemos encontrar woks de aluminio, acero inoxidable y hierro colado. Algunos modelos llevan rejilla y tapa para cocinar también al vapor, lo que amplía sus posibilidades.

Práctico y saludable

El wok es muy útil para cocer los alimentos de múltiples formás (fritos, rehogados, estofados…) y presenta numerosas ventajas. En primer lugar, necesita muy poco aceite para cocer los alimentos, que se hacen rápidamente y manteniendo gran parte de sus nutrientes, color y sabor. Por otro lado, su forma y tamaño permite cocer muchos alimentos a la vez, ahorrando así tiempo y repartiendo el calor de manera uniforme. El resultado son platos más sanos, más económicos y más sabrosos. Si disponemos de una rejilla, también se pueden cocer los alimentos al vapor: sobre ella se colocan los ingredientes troceados y en el fondo del wok, el agua.

Compartir este artículo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: