Ahorremos energía en la cocina

Ahorremos energía en la cocina

Es verdad que nos gusta la cocina y preparar ricos platos para que nuestros comensales queden satisfechos, pero también es verdad que tenemos que tener en cuenta que muchos de nosotros a la hora de cocinar, prestamos poca atención a la energía que empleamos en prepararlos, lo que conlleva a una creación muy superior de CO2 que inevitablemente se dirige a la atmósfera de nuestro planeta.

Te haré algunas preguntas, ¿ sabes cuantas etiquetas existen para diferenciar el consumo energético de los electrodomésticos que utilizamos? ¿Intentas utilizar tu horno o tu frigorífico con sentido común?
Pues bien, a continuación te ponemos un cuadro donde se refleja las 7 etiquetas disponibles en el mercado, siendo la A la más eficiente y la G, la que más recursos consume.

Ahorremos energía en la cocina

Para utilizar tus electrodomésticos más conscientemente, te daremos algunos consejos que quizás te sirvan para un menor gasto monetario a final de mes y de paso contribuimos al cambio climático.

Por ejemplo, en el apartado frigorífico, debemos abrir la puerta del mismo las menos veces posibles. Si necesitas más de un alimento del él, intenta cogerlos todos de una sola vez.

No dejes que se produzca escarcha en su interior, ya que su rendimiento bajará y necesitará más energía para ser eficiente. Así que intenta descongelarlo de una forma periódica y limpiarlo a fondo, tanto en su interior como en la parte trasera, para una buena ventilación.

El microondas es otro de los electrodomésticos que más utilizamos en el día a día. Es normal que intentemos ir lo más rápido posible en el día a día, pero también tienes que tener en cuenta que si nos organizamos bien nuestro tiempo, ésto ahorrará energía a diario. Otro de los ejemplos más significantes que podemos evitar es no utilizarlo para descongelar alimentos. Programa la noche anterior la comida del día siguiente y déjalo en la parte de la nevera o encima de la encimera de la cocina, para tenerlo listo a la hora de cocinarlo.

El horno es otro de los electrodomésticos que también solemos utilizar muy a menudo. Intenta aprovechar su calor generado durante la preparación de un plato para realizar otro, aunque no sea para el consumo de ese mismo día. Por poner otro ejemplo más, ¿qué tal si preparas los postres a la vez?

Y así podríamos seguir una lista interminable de buenos consejos que nos ayudarán a ahorrar en el día a día y por supuesto, evitamos emitir más CO2 (dióxido de carbono) a nuestra atmósfera, uno de las principales razones del calentamiento global. Si queréis tener más ideas o aportar alguna cosa más, podéis visitar Efiquest.

Este post pertenece a la acción “100 posts sobre el cambio climático”

Compartir este artículo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: