Rodajas de merluza en salsa verde

Una receta muy sencilla, sana y fácil de hacer para conseguir un plato de merluza extraordinariamente bueno. Rodajas de merluza en salsa verde.

Rodajas de merluza en salsa verde

Rodajas de merluza en salsa verde, Ingredientes

    • 6 rodajas gruesas de merluza cerrada (unos 200 gramos cada una)
    • 4 cucharadas soperas de aceite
    • 1 cucharada sopera de harina
    • 1 cebolla mediana (80 gramos)
    • 1 diente de ajo
    • unas ramitas de perejil
    • 1 cucharada sopera de perejil muy picado
    • 1 1/2 vaso de agua frí­a
    • 1 lata pequeña de 125 gr de guisantes
    • 1 o 2 huevos duros
    • un puñado de almejas
    • sal y pimienta

Rodajas de merluza en salsa verde, Preparación

En una sartén se pone el aceite a calentar. Cuando está caliente, se echa la cebolla a freí­r. Mientras tanto, en el mortero se machaca el diente de ajo y las ramitas de perejil con un poco de sal. Cuando la cebolla se va poniendo transparente – unos 5 minutos más o menos -, se añade la harina, se dan unas vueltas con una cuchara de madera y se agrega poco a poco el agua frí­a, se cuece un poco dicha salsa y se cogen un par de cucharadas que se añaden a lo que tenemos machacado en el mortero, revolviendo muy bien. Se incorpora el contenido del mortero a la salsa de la sartén y se revuelve todo junto.

En una cacerola de barro o porcelana  – resistente al fuego – se cuela la salsa por un chino o un colador de agujeros grandes. Se colocan las rodajas de merluza ligeramente saladas y holgadas de sitio. La salsa debe cubrir justo – si es necesario, se puede añadir algo más de agua, teniendo en cuenta que la merluza soltara agua también al cocerse -.

Se espolvorea un poco de pimienta molida, el perejil picado y los guisantes – si se quiere -. Se agarra la cacerola por un costado y se sacude suavemente durante unos 15 minutos. Esto es fundamental para que se trabe bien la salsa. Se prueba entonces la salsa y se rectifica si fuese necesario. Se pican los huevos duros y se espolvorea por encima del pescado.

Se sirve en seguida en su misma cacerola de barro. Se puede adornar con unos esparragos blancos y unas almejas.

Un comentario - Escribe un comentario

Deja un comentario