Leche frita casera

Uno de los postres que en mi casa se suele hacer en la época de Semana Santa es el de leche frita, un postre rápido de hacer pero algo difícil porque a veces la textura que nos coge no es la adecuada y, para aquellos que no lo han hecho nunca, les puede suponer dificultad a la hora de hacerlo en su punto.

Leche frita casera

Leche frita casera, Ingredientes

    1/2 litro de leche
    150 gramos de mantequilla
    200 gramos de harina
    250 gramos de azúcar
    4 huevos
    400 gramos de pan seco rallado
    aceite
    1 rama de canela
    piel de un limón


Leche frita casera, Preparación

Lo primero que has de hacer es poner una cacerola al fuego para fundir la mantequilla. Echa la harina tamizada (con un colador para que no tenga grumos) y déjala que se rehogue un poco. A continuación, echa 125 gramos de azúcar mezclando con un batidor.

Ahora es hora de echar la leche. Ésta ha de haber hervido un poco y has de pasarla por el colador. Echa encima la rama de canela y ve removiendo sobre el fuego con el batidor para que los ingredientes no se vayan a pegar ni nada por el estilo.

Cuando rompa a hervir retíralo del fuego y añade 4 yemas de huevo.

Una vez todo mezclado has de extender esa masa en una fuente untada con aceite o mantequilla y dejar enfriar. Eso hará que obtengas una crema más o menos durita que podrás cortar en cuadrados.

Pasa esos cuadrados por harina, huevo batido y pan rallado y fríela en aceite bien caliente. Una vez doradas déjalas escurrir el aceite sobrante y pásalas por el azúcar (yo te recomiendo una mezcla de azúcar y canela).

La leche frita se puede servir tanto fría como caliente (a mí me gusta más caliente pero se come bien de todas las formas).

Deja un comentario