Trufas de chocolate y coco

Esta receta te rinde para 6-8 porciones, y tiene una dificultad baja. Su tiempo de preparación es de 30 minutos (más reposo), mientras que de cocción consume unos 2 minutos nada más. Te aporta al organismo unas 400 calorías por porción.

Huesos fuertes: Chocolate y coco son buenas fuentes de magnesio, minerales necesarios para mantener la estructura ósea.
Consejo: Para que las trufas de coco tengan una forma más uniforme y, en el momento de elaborarlas, no se queden pegadas a las manos, es importante, antes de empezar a bolearlas, espolvorear las manos con un poco de coco rallado seco. Se prepararán en un abrir y cerrar de ojos.

Trufas de chocolate y coco

Trufas de chocolate y coco, Ingredientes

    • 200g de chocolate fondant
    • 200 ml de nata líquida
    • 65g de granillo de chocolate

    Para las bolas de coco:

    • 100g de coco deshidratado
    • 140g de leche condensada

Trufas de chocolate y coco, Preparación

  1. Trocear finamente el chocolate, introducirlo en un bol y reservar. Verter la nata en un cazo, llevarla a ebullición y añadirla al chocolate. Dejar que se derrita unos instantes y remover con una espátula hasta que se funda totalmente. Dejar que entibie e introducir en el frigorífico.
  2. Cuando la preparación esté consistente, proceder a formar las trufas. Con la ayuda de una cucharilla, coger porciones y bolearlas rápidamente con las manos hasta obtener bolitas del tamaño de una nuez. No otearlas más de la cuenta porque se funden.
  3. Verter el granillo de chocolate en un plato hondo, dejar caer las bolitas encima y hacerlas rodar para que se pegue el granillo de forma homogénea. Colocar, después, en cápsulas de papel rizado y reservar en el frigorífico hasta el momento de servir.
  4. Colocar el coco rallado en un cuenco grande. Añadir, poco a poco, la leche condensada y remover con una espátula de silicona o de madera. Cuando la reparación tenga una consistencia espesa pero que se pueda moldear, tapar con film transparente dejar enfriar en el frigorífico durante unos 20 minutos aproximadamente.
  5. Pasado el tiempo indicado, coger pequeñas porciones con la ayuda de una cucharilla, e ir formando bolitas del tamaño de una nuez con las manos hasta que no quede pasta en el cuenco. Disponer las bolitas en un plato plano y, después, colocar en pequeñas cápsulas de papel rizado. Dejar reposar en el frigorífico hasta el momento de servir.

Deja un comentario