Stroganoff del estudiante

Entrepucheros te invita a preparar esta receta de cocina de Stroganoff del estudiante

Stroganoff del estudiante

Stroganoff del estudiante, Ingredientes

    • 1 KG DE FILETE DE RES O TERNERA CORTADO EN TROZOS PEQUEÑOS
    • 2 CUCHARADAS DE MANTEQUILLA
    • 1/2 KG DE CHAMPIÑONES
    • 1/2 KG DE CEBOLLAS CABEZONAS
    • 1/2 LITRO DE CREMA DE LECHE LIQUIDA
    • 3 CUCHARADITAS DE MOSTAZA
    • SAL Y PIMIENTA

Stroganoff del estudiante, Preparación

Caliente la mantequilla en una cazuela y dore la carne, previamente salpimentada, Retire con una espumadera y reserve; Añada a la misma cazuela las cebollas cortadas en rebanadas finas y los champiñones cortados en láminas y deje durante unos minutos para que reduzca un poco; a continuación, incorpore la mostaza, salpimente y añada la carne; tape y deje cocinar todo junto a fuego moderado durante diez minutos.

Esta receta la desarrolló un aventajado alumno de mi curso de Controlled composition in English as second Language, que para ese entonces se dictaba en la Universidad de Carabobo; resulta ser que el Bachiller Silverio Ojeda, renuente a las traducciones fidedignas, y ante la asignación de fin de curso me negoció casí con tono de súplica y rayando en un soborno inocente lo sig:

“__Profesor si no me tira duro con la traducción que me va a asignar, le cocino un suculento Stroganoff que le hará chuparse los dedos”__me inquirió.

Por las vueltas que da el destino ese día recibí dos atenciones inolvidables en un solo envoltorio: Degusté un suculento Stroganoff como nunca antes, y leí una de las mejores traducciones que se han realizado sobre una base elemental; El trozo en cuestion pertenece al escritor Max Lerner, de un apartado de su libro “America as a Civilization”, y el cual quiero compartir con ustedes:

“There is correspondingly little valuing of old people. One finds nothing like the Japanese reverence for ancestors or valuation the Chinese set on the qualities of the old. Since the American has been taught that success belongs to push and youth, it is hard to revere those who no longer possess either. One can be fond of them, tolerate them, take reluctant care of them, speak whimsically of their crotchetiness and frailties; but these are far from the genuine homage of heart and mind. To build a code of conduct toward the old requires not only personal kindliness but generations of the practice of values from which the old are not excluded _of which they are indeed the summation. Where there are few codes of honor, it is difficult to build a code that will pay honor to the old.”

Hay una correspondiente poca valoración en la gente vieja. Uno no encuentra nada como la reverencia japones de sus ancestros o la valoración que los chinos ponen en las cualidades del viejo. Desde que los americanos fueron enseñados que el exito pertenece al empuje y a la juventud es dificil reverenciar a aquellos que más nunca se destacaron. Uno puede ir al fondo con ellos, tolerarlos, tomar el renuente cuidado de ellos, hablar ggimoteadamente de sus caprichos y debilidades; pero esto esta lejos de ser un genuino homenaje de corazón y mente. Construir un codigo de conducta más allá de lo que los ancianos requieren, no solo bondad personal sino generacines de practica de valores del cual los viejos no sean excluidos_ en el cual ellos sean la gran sumatoria. Donde hay pocos codigos de honor, es dificil construir uno que les pague a los ancianos su honor.

 

Deja un comentario