Salsa Diabla

Acompañar ciertas carnes con una salsa puede ser lo que necesitas para que éstas no tengan un sabor tan seco y dejen la boca sin un buen recuerdo de aquello que has comido. Así pues, un ejemplo de salsa que puedes usar es la salsa diabla, una salsa para carnes que seguro cumple con la originalidad a la hora de presentarla en la mesa.

Eso sí, ten cuidado porque es un poco picante.

Salsa Diabla

Salsa Diabla, Ingredientes

    1/2 litro de caldo sin grasa
    1 cucharada de harina
    20 gramos de mantequilla
    1 vaso de vino blanco
    15 gramos de mantequilla (para otro uso)
    1 cucharada de perejil picado
    Cayena
    Sal


Salsa Diabla, Preparación

Lo primero a hacer es mezclar bien la harina con los 20 gramos de mantequilla. Para que puedas mezclarla te recomiendo que primero la calientes para que se vuelva líquida pero no la eches directamente, espera que se temple un poquito.

Después pon el caldo en el fuego y, cuando empiece a hervir, echa la mezcla anterior y deja que cueza al menos 10 minutos. Tendrás que colarlo para eliminar algún grumo que pueda quedar y has de dejarlo en reserva mientras hacemos otra cosa.

Pon en un cazo el vino blanco junto con las chalotas picadas muy finas (chalota es cebolla). Deja cocer hasta que el vino se consuma del todo y entonces echa la mezcla anterior dejando que hierva muy lentamente durante 5 minutos. Después de ese tiempo añade el perejil picado, un poco de cayena, mantequilla y sal. Todo esto has de ponerlo al baño maría para que se haga del todo.

La salsa está destinada más para carnes asadas que para otro alimento pero se puede usar como entrante para otros platos.

Deja un comentario