Huevo frito

Uno de los alimentos más fácil de tener es el huevo frito. Es un único ingrediente, aparte del aceite, que necesitamos y solo hay que echarlo en una sartén para esperar que se haga sin que se queme y listo. Sin embargo, hay formas de hacer los huevos fritos, unos mejores y otros peores por eso quiero hablarte de una forma de hacerlo.

Huevo frito

Huevo frito, Ingredientes

    Huevos


Huevo frito, Preparación

Se trata de separar la clara de la yema del huevo. Con la sartén caliente, echa la clara en la sartén y deja que se haga. Cinco minutos después echa la yema procurando que caiga en el centro de la clara para que se termine de hacer todo (como verás, no saldrá del todo cruda pero casi).

Un truco que también hay para que el huevo no salte, porque muchas veces ocurre, es, con una cuchara o la pala de madera que tienes para mover el huevo, echarle aceite por encima. El aceite evita que el huevo salte y también consigues que se dore por la parte de arriba. También ayuda a que la yema no se rompa con tanto contraste de temperatura. Eso sí, cuidado con lo que echas porque te puedes llegar a quemar.

Los huevos fritos son alimentos grasos y no es algo que los médicos recomienden comer mucho. Aún así, uno a la semana no pasa nada, se puede consumir sin problemas pero no hay que abusar del mismo porque puedes tener problemas digestivos después.

Controla siempre la fecha de caducidad de los huevos y el aspecto que tengan a la hora de echarlo en la sartén porque, si le ves algo raro, lo mejor es no utilizarlo y abrir otro diferente (más que nada porque puedes provocarte una gastroenteritis por comer alimentos en mal estado).

Deja un comentario