Crujientes de berenjena

Vamos a probar una receta sencilla y muy rica, ideal para conseguir lo imposible: que los niños prueban algo de verdura, ni que sea frita. Estas berenjenas aparentan ser patatas fritas, crujientes por fuera y tiernas por dentro, y pueden emplearse como aperitivo, como acompañamiento e incluso como postre si las endulzamos con azúcar o miel de caña. Esperamos que sean la delicia de los más pequeños.

Crujientes de berenjena

Crujientes de berenjena, Ingredientes

    • 4 Berenjenas
    • Cerveza
    • Harina (integral o normal)
    • Aceite y sal

Crujientes de berenjena, Preparación

Cortamos las berenjenas dándole la forma que queramos, alargadas o planas, como si fueran patatas fritas… Las depositamos en un recipiente cubriéndolas con la cerveza. Quince minutos después las podemos escurrir y las untamos con la harina.
Dejamos que el aceite hierva para que al introducir las berenjenas se hagan rápido, consiguiendo que la harina quede crujiente. Esperamos a que queden doraditas. A medida que las vamos sacando las ponemos en papel para que absorba el exceso de aceite. Le echamos la sal y listo.
Nota: en lugar de la cerveza, se puede usar cerveza sin alcohol, gaseosa o incluso agua con gas. Ciertamente es una buena alternativa para rebozar nuestras berenjenas si no queremos usar huevo.

Deja un comentario