Capón al Albariño

Entrepucheros te invita a preparar esta receta de cocina de Capón al Albariño

Capón al Albariño

Capón al Albariño, Ingredientes

    • Un ave de 3 Kg (Capón, pularda, pollo campero, según disposición del mercado)
    • 1 Kg de cebollas
    • 1 botella de Albariño (70cl)
    • tomillo, laurel, pimienta, limón

Capón al Albariño, Preparación

Puesta en marcha:

1. Limpieza: No voy a dar explicaciones de como se limpia un pollo porque se supone que ya nos lo entregarán adecentado, simplemente decirles que nos lo troceen según sus partes, es decir: las dos zancas (muslo y antemuslo), las dos alas y las dos pechugas, que deben ir sin deshuesar para que no se sequen demasiado durante el guiso. Luego se adoba con un poco de manteca blanca en la que habremos mezclado la sal, la pimienta, un ajo y el tomillo.

2. Hay que escoger una cazuela grande, donde se puedan acomodar todas las piezas sin ir ninguna sobre otra. Se pone un poco de aceite de oliva y se acomodan las piezas, se pone al fuego y se deja freí­r tapado. Luego se les da la vuelta para que se doren por el otro lado.En esta fase solo se busca que la piel tome un bello color dorado uniforme y que el pollo suelte gran parte de su grasa.Una vez obtenido el objetivo se retiran las piezas y se reservan en un plato.

3. En la olla que ahora tendrá un buen fondillo de grasa, se ponen los ajos y la cebolla cortada en arandelas finas; debe freí­r durante al menos un cuarto de hora pero sin que se dore, así­ que hay que removerla bien.

4. Cuando se vea que la cebolla esté completamente blanda y transparente, se ponen las piezas de pollo, se rocí­a con el vino, se pone una hoja de laurel y se deja cocer lentamente durante una hora. Es conveniente darle un primer hervor fuerte destapado para evaporar el exceso de alcohol que no aporta aromás y puede dar mal sabor.Terminación del plato:Tal y como esté,. ya se puede consumir y hasta tiene su encanto, sin embargo tiene otra presentación más digna y vistosa. Se retiran las piezas de pollo con cuidado de no desbaratarlas y la salsa se tritura finamente con la batidora o mejor aún, pasándola por el chino.Esta salsa, que habrá quedado completamente ligada y espesita como una crema, se pone en una bandeja de servir que admita el horno, encima de ella se distribuye el pollo con la parte de piel dorada a la vista y así­ se calienta al momento de servir, con cuidado de que no hierva para que no se corte.Guarniciones:Este plato es ideal para inventar guarniciones porque admite cualquier cosa, desde frutas a la plancha, hasta verduras salteadas pasando por tubérculos gratinados o florituras de hojaldre. Todo, menos patatas fritas.Vinos recomendados:Ni que decir tiene que ha de ser un Albariño, o si se quiere un Rieling o Gewrztraminer, pero nada de tinto.

Deja un comentario