Tomate frito casero

Preparar tomate frito no es algo que, en 20 minutos, lo vayas a tener hecho, requiere de varias horas, incluso de una mañana entera en la cocina, porque ha de hacerse a fuego lento para que los tomates se cuezan bien y suelten todo el agua que tienen (agua que deberemos quitar) para preparar el tomate lo mejor posible.

A la hora de ponerse con el tomate frito has de saber cuál es el que te dará un tomate más rico. Personalmente a mí me gusta usar los tomates en rama, por el olor que desprenden y el sabor, pero si no hay, los tomates de pera también pueden servirte al mismo propósito. Por supuesto, los demás también sirven pero digamos que los otros dos dan mejor resultado.

Tomate frito casero

Tomate frito casero, Ingredientes

    Tomates
    Aceite
    Sal y azúcar


Tomate frito casero, Preparación

Primero empezaremos lavando los tomates para quitarles la suciedad. Los partimos en cascos y los echamos en una olla con un poco de aceite en su base para que no se nos vayan a pegar. Debemos ponerla al fuego e ir moviendo cada poco tiempo. Cuando veas que tiene mucha agua has de quitarla con un cucharón (no es cuestión de quitarle toda el agua pero cuanto más le quites más espeso saldrá.

Una vez que vemos el tomate blando lo quitamos del fuego y procedemos a batirlo. Yo suelo pasarlo después por un chino para que no queden pieles ni nada por el estilo. Finalmente ya solo tenemos que calentarlo de nuevo y probar si está bien de sabor, si no es así basta con jugar con el azúcar y la sal para conseguir el sabor deseado.

Como te digo, requiere tiempo, pero el sabor, textura y demás te hará no volver a querer los tomates en lata. Seguro.