Pestiños

Los pestiños constituyen uno de los postres o dulces más genuinos de la Semana Santa española, junto con las torrijas y las monas de Pascua, lo cual no deja de ser curioso, pues los pestiños son de origen andaluz, al igual que otros dulces como las rosquillas.

Pestiños

Pestiños, Ingredientes

    • 300 gramos de harina
    • (un poco más harina para espolvorear la masa)
    • 25 gramos de manteca de cerdo
    • 25 gramos de mantequilla
    • 1/2 vaso de vino blanco
    • 1 vaso lleno de agua
    • 1 pellizco de sal
    • 1 litro de aceite (sobrará)
    • miel liquida
    • agua

Pestiños, Preparación

En un cazo se pone el agua, el vino, la mantequilla y la manteca. Se calienta y cuando están las mantecas derretidas y sin dejar que cueza el lí­quido, se echa de golpe toda la harina y mezclarla con una pizca de sal.

Fuera del fuego, se mueve primero con una cuchara de madera y después se pone en un mármol y se amasa a mano. Se deja descansar la masa 1 o 2 horas, formando con ella una bola.

Cuando se van a hacer los pestiños, se espolvorea la masa del mármol con un poco de harina y se estira con un rollo pastelero la masa, de manera que quede muy fina. Se cortan con un cuchillo unos rectángulos de más o menos 15 x 8 cms. Se enrollan por una esquina, un rollo ancho y aplastado. Se moja con el dedo metido en agua frí­a la esquina de fuera y se presiona para que al freir la masa no se desenrolle.

Se frí­en en aceite bien caliente, por tandas, para que no se rompan, una vez fritos, se dejan enfriar.

En un plato sopero se pone miel lí­quida – 1,5 vaso, de los de vino, más o menos -. Si ésta no esta lo suficientemente lí­quida, se rebaja, mezclándola con un poco de agua templada.

Se mueve bien. Debe quedar como un jarabe espeso. Se coge cada pestiño y con una cuchara sopera se vierte la miel por encima. Se dejan en un marmol y después de un rato, que no escurran más, se colocan en una fuente para servir.

Deja un comentario