Pastas de té

Su aspecto es tan variado como quiera la imaginación y constituyen el complemento perfecto para el café/té y la copa de una buena comida. Las pastas de té destacan por la variedad de su presentación, de textura ligera o contundente. Su pareja tradicional es el té.

Ingredientes para preparar las pastas de té

  • 100 gramos de mantequilla
  • 125 gramos de azúcar
  • 250 gramos de harina
  • 1 cucharada sopera de levadura en polvo (rasada)
  • 1 cuchara sopera de leche frí­a
  • 2 huevos
  • un puñado de almendras crudas, para adornar

Preparación de las pastas de té

En una ensaladera se pone la mantequilla blanda, el azúcar, 1 huevo y la yema del segundo. Se mezclan bien los ingredientes con una cuchara de madera. Se añade después, poco a poco, la harina , la levadura y , al final, la leche.

Se espolvorean las manos con harina y con una cucharadita de las de café se hace una bolita de masa, se pone en la chapa del horno, se aplasta en redondo dejándola de 1,5 cms de gruesa y se adorna cada pasta con una almendra.

Pastas de té
Pastas de té

En un plato sopero, se bate un poco con un tenedor la clara que ha sobrado, con una brocha se unta en cada pasta esta clara y se meten a horno mediano, más bien flojo – previamente encendido durante 6 minutos para la primera remesa -, hasta que están doradas por arriba (15 a 20 minutos).

Se saca la chapa del horno y con un cuchillo de punta redonda, se desprenden. Se ponen en una mesa de mármol, si es posible, hasta que esten frí­as. Se pueden conservar unos dí­as en cajas de hojalata.

Compartir este artículo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: