Pasta italiana (I)

Pasta italiana (I)

Versátil, entrañable, nutritiva y atractiva, la pasta italiana vive un momento de verdadero esplendor. Ahora que, sin dejar de ser asequible, se ha convertido en un alimento socialmente reconocido, reclamando por los más jóvenes y extendido por todos los confines del planeta, sobresale la originalidad de sus formatos y su gama de colores que, en muchos casos, se convierten en diseños atractivos desde el punto de vista estético.

Aunque se atribuya a Marco Polo el traslado a Europa del primer paquete de “fideos”, la pasta italiana tuvo ya un gran peso en la historia del Imperio Romano, que fomentó el cultivo de los cereales en toda la cuenca mediterránea. La pasta alcanzó su cenit en tiempos de la unificación, es decir, cuando Italia nació como tal. Por ejemplo, se cuenta de Garibaldi que, para festejar el desembarco de “Los Mil” en Marsala, camino del “nacimiento de una nación”, obsequió a sus heroicos soldados con abundantes raciones de espaguetis con atún. O que Napoleón arengaba a sus huestes procedentes del sur de Italia diciéndoles que “pronto os llevaré a comer macarrones a Nápoles”.

Ya en aquellos tiempos, la pasta había quedado identificada como símbolo de la península italiana; tanto que, a principios del siglo XIX la más refinada manera de cocinarla ya triunfaba en la mesa de ricos y nobles. Y el éxito definitivo y su traslado a todos los hogares se produce el empezar a combinarse con el tomate, a través, por ejemplo, de recetas tan clásicas como los vermicelli a la pummarola, que se convirtieron en un componente básico de la dieta diaria.

Acaso por esta trayectoria y por lo innegable habilidad de los italianos para difundir la bondad de sus emblemas, la pasta (llámese tagliatelle, ravioli, fetuccine o spaghetti, entre una infinidad de denominaciones y formatos) es un universal italiano, por delante incluso, según una reciente encuesta demoscópica, de otros símbolos del país, como el fútbol, los Ferrari o la moda.

Compartir este artículo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: