Comer espárragos para protección del invierno

El invierno ataca las defensas y por ello, se requiere una dieta que ofrezca la protección suficiente para hacer frente a los resfriados. Es el momento idóneo para aprovecharse de los beneficios que reportan a la salud alimentos como el espárrago, el repollo o el membrillo.

Este tierno alimento se consume todo el año pero, gracias a su riqueza en vitaminas de tipo C, se convierte en el plato idóneo para combatir el frío y la amenaza de los catarros. De origen mediterráneo, existen dos tipos principales de espárragos: los blancos y los verdes o trigueros. Tanto unos como otros son ideales para tomarse solos, en ensaladas, con mayonesa, en tortilla, etcétera. Para disfrutar de ellos en su plenitud, sólo se requiere escoger aquellos ejemplares que tengan las puntas cerradas y compactas, de tallo recto y sin cambios de coloración. Además, son alimentos que se conservan bien siempre y cuando se metan en el frigorífico dentro de un paño húmedo.

Gran cantidad de beneficios:

Una de sus principales cualidades nutritivas es su alto contenido en fibra. También la abundante vitamina C que incorporan facilita la absorción de hierro de los alimentos y aumenta la resistencia frente a las infecciones. Asimismo, contiene vitamina E, que favorece la estabilidad de las células sanguíneas; y vitamina B1, que previene de alteraciones neurológicas o psíquicas.

Compartir este artículo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: